CME. El Director General para África, D. Raimundo Robredo Rubio, puso en valor las oportunidades de inversión que representa África, sin menospreciar los riesgos existentes, durante su intervención en el primer Desayuno del Clúster de este año.

DSC_0099El Clúster Marítimo Español (CME) celebró ayer su primer desayuno del año en el Casino de Madrid con D. Raimundo Robredo Rubio, Director General para África, Secretaría de Estado de Asuntos Exteriores del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, quien explicó los retos y oportunidades que supone el continente africano para nuestro país y nuestras empresas. En este sentido, Robredo expuso el potencial de futuro que representa África y apeló a un cambio de mentalidad en los españoles que nos permita aprovechar las oportunidades. La situación de España, con presencia en África a través de Canarias, Ceuta y Melilla, nos otorga una posición privilegiada que Robredo quiso poner en valor al afirmar que “España es un país bicontinental: europeo y africano”. El Director General explicó que somos un país bicontinental, lo que nos permite acercarnos a los países africanos con otra perspectiva, si bien para ello sería preciso evolucionar nuestra forma de ver el citado continente.
No obstante, Robredo no ocultó que también existen riesgos importantes, coincidiendo con el presidente de honor del CME, Federico Esteve, en que aspectos como la seguridad jurídica e institucional son fundamentales para progresar y representan uno de sus mayores problemas actuales. Y es que Esteve, durante la presentación del invitado mencionó estos pormenores como uno de los obstáculos más acuciantes para la presencia española en África y la inversión empresarial. “El principal freno parece estar en la inseguridad jurídica de las inversiones, problema al que podemos añadir la falta de seguridad e inestabilidad política en la región”, afirmó el presidente de honor del CME, donde “la seguridad es para los miembros del Clúster Marítimo Español una de nuestras prioridades e inquietudes […] pero sobre todo, la seguridad frente a la piratería”.
No obstante, Esteve destacó durante su intervención la importancia del continente, especialmente para el sector marítimo que lleva tantos años trabajando en diferentes países africanos, sobre todo en el ámbito pesquero. Además, quiso resaltar las posibilidades de futuro recordando las palabras del presidente del Banco Africano de Desarrollo, Akinwumi Adesina, en su informe anual para 2018, que afirmaba que África “presenta ya enormes oportunidades. Entre ellas podemos destacar la creación de infraestructuras […] En todas las áreas mencionadas España tiene mucho que aportar, pues contamos con empresas punteras, tecnología y experiencia internacional demostrada.
DSC_0034Obviamente, el sector marítimo también forma parte de estas oportunidades, y es importante para ese desarrollo de África que mencionaba el presidente del Banco Africano de Desarrollo”. En este sentido, Esteve reforzó el argumento citando al ya expresidente de Sudáfrica Jacob Zuma, que afirmó durante la Terminal Operations Conference Africa 2017, que “la economía marítima puede ayudar al crecimiento de África”.
Respondiendo a las inquietudes sobre los problemas de África, Raimundo Robredo quiso reflejar que el continente avanza. La democracia y las instituciones se están fortaleciendo, y prueba de ello es la dimisión el día antes del evento del propio Zuma, acosado por numerosos casos de corrupción. Otro ejemplo expuesto es el de la salida del poder de Mugabe en Zimbabue, donde los militares que forzaron su salida se esforzaron muchísimo en hacer ver que no era un golpe de estado. La razón, según Robredo, es que hoy día, “afortunadamente”, ya no se puede dar un golpe de estado o realizar cambios no constitucionales sin consecuencias. Hay presión por las propias instituciones africanas para que eso no ocurra.

Una prioridad para España
El Director General para África, tras comentar que sus competencias se centran en la política exterior de España hacia África, afirmó que el continente es una prioridad para España, tal y como han dicho también el Ministro de Asuntos Exteriores y el presidente del Gobierno. Prioridad que queda reflejada en la próxima aprobación del Tercer Plan África, que recoge nuestra estrategia para el continente.
África es de gran importancia estratégica, pero no sólo para España, sino para toda Europa y el mundo en general. Las perspectivas de crecimiento demográfico son enormes, además de tener la media de edad más joven (20 años). Esto afecta a la seguridad, porque para evitar movimientos demográficos descontrolados o que todo el continente se convierta en un caladero para el yihadismo, así como ideologías extremistas de toda índole, será fundamental conseguir que durante los próximos 20 años se genere empleo y expectativas de vida para los jóvenes, según detalló Robredo. En caso contrario, el efecto desestabilizador para el resto del mundo puede ser grande, especialmente para nosotros y el conjunto de la UE.

DSC_0078Presencia española
Actualmente España tiene una amplia presencia en África no sólo por el despliegue de nuestras fuerzas armadas en diferentes misiones, sino también a través de la cooperación al desarrollo, relaciones bilaterales de seguridad interior, control de fronteras, etc.
En cuanto a relaciones comerciales, tenemos mucho camino por recorrer, pues las inversiones españolas en el continente son escasas a pesar de las oportunidades que se presentan. En este sentido, Robredo puso de ejemplo la experiencia de una gran empresa alimentaria, cuyo mercado africano experimenta crecimientos de dos dígitos, o de las renovables en Sudáfrica, en el que el 40% de las licitaciones fueron a parar a manos de empresas españolas.
La UE también es consciente de las oportunidades que representa invertir en África, y dispone de planes que se van a ejecutar.

Estrategia española
Centrados en la estrategia de actuación para el continente, Robredo comentó en el caso de los movimientos migratorios las bondades del enfoque español al problema generado por la migración irregular. Nuestra política exterior basada en el diálogo con los países africanos es muy efectiva, “preguntándoles que quieren, qué necesitan”, para poder alinear los intereses bilaterales España-África. En cualquier caso la estrategia española pasa por definir “países ancla” sobre los que centrar nuestras relaciones, ya que no se puede aplicar las mismas políticas todos, de manera que el resto de países acaben imitando a los países ancla. Y esta estrategia tiene varios aspectos:

Seguridad
Con un doble objetivo. Lo prioritario es la contención de conflictos, para evitar que se extiendan a otros territorios. Dada la inexistencia de control transfronterizo y la permeabilidad entre países africanos, es muy fácil que un conflicto pueda extenderse a otro territorio. Una vez contenido el conflicto, lo siguiente será intentar solucionarlo.

Crecimiento
Es fundamental para el desarrollo del continente y generar expectativas de futuro para los jóvenes. En este sentido, Robredo destacó el eslogan con el que ganó el presidente de Ghana las elecciones: “Ghana beyond aid: los africanos no quieren más ayuda al desarrollo, quieren inversión”, y nosotros también añadió el Director General. Las ayudas al desarrollo son muy útiles, pero su monto es insuficiente para crear el volumen de actividad y empleo que se necesita. Es imprescindible movilizar al sector privado a través de la inversión.

Institucionalidad
Destacó el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, el apoyo a las instituciones democráticas, así como la participación en las organizaciones transfronterizas africanas.

Movilidad
Lucha contra la migración irregular y trabajar por una movilidad ordenada. En este sentido destacó los programas de intercambios de estudiantes.

Para abordar estos objetivos, Robredo explicó que nuestra estrategia se basa en cinco principios:

  • Asociación. Su Dirección General no tiene los recursos para hacerlo por sí misma, por lo que requiere la asociación primero con los propios países africanos, pero también con instituciones, empresas, etc.
  • Diferenciación. Se trata de actuar en cada país según sus necesidades y peculiaridades.
  • Cada vez son más importantes las organizaciones e instituciones africanas, sobre todo ayudan a la propia normalización institucional de los países del continente.
  • Unidad de acción. Un aspecto dirigido a las propias Administraciones Públicas españolas, que requieren de mayor nivel de coordinación para mejorar las acciones a desarrollar en África.
  • Derechos humanos e igualdad. Es una prioridad de toda la política exterior de España y por tanto también para la Dirección General de África, “porque no todo vale”, afirmó Robredo, y hay que extender los derechos humanos y la igualdad de género.

Raimundo Robredo terminó su intervención haciendo un guiño a potenciales inversores, mostrando los contrastes existentes a través de una imagen de un mercado keniata muy humilde, donde figura un cartel de un operador móvil africano que permite hacer pagos con el móvil. Robredo explica que esa imagen resume todo lo hablado: “un hombre pobre, pero con un futuro prometedor”. Y es que a pesar de lo que pudiéramos pensar viendo la imagen de ese mercado, resulta que los pagos se pueden realizar por móvil, algo habitual en África. En Kenia representa el 70% de los mismos, muy por encima de lo que ocurra en cualquier país occidental. Esta penetración de la telefonía móvil en un continente donde todo está por hacer, representa esa gran oportunidad de inversión.

Durante el turno de preguntas posterior a la intervención del invitado, muchas fueron las cuestiones planteadas por los asistentes, destacando las relaciones bilaterales con Guinea Ecuatorial. En este punto, Robredo confirmó que lo más práctico no es romper relaciones con el país si queremos lograr avances en relación a la estabilidad democrática y respeto de los derechos humanos. La estrategia del Gobierno Español se basa en un diálogo crítico que pasa por mantener unas relaciones exigentes, que van “paso a paso”, según Robredo, correspondiendo al país guineano dar un paso si quiere que España dé otro.
Dada la importancia de Canarias en las relaciones africanas, que el propio Director General puso de ejemplo a seguir, Federico Esteve aprovechó para mostrar su inquietud en referencia a la actualización del Registro Especial de Buques de Canarias, para que sea tan competitivo como el de otros registros especiales europeos como el de Malta o Madeira. El invitado respondió que no es de su competencia ese tema, pero trasladará estas inquietudes “que seguro el Gobierno ya pone su radar en ellas”.